El mejor uso de criptomonedas en la historia

0
178

Sin duda alguna, las criptomonedas causan muchas emociones. No obstante, no todos saben que lo cripto no solo es dinero virtual. Su fenómeno consiste sobre todo en la diversidad de su uso. Y aunque realmente ”el dinero virtual” es su uso más frecuente, claramente no es el único.

¿Qué son las criptomonedas? Lo básico

Las criptomonedas son unidades virtuales contractuales de cierto valor, cuyo estado actual y pertenencia están escritos en un registro disperso, basado en criptografía. Este tipo de escritura se denomina cadena de bloques (blockchain). Consiste en guardar la información en forma de bloques que, aparte de los datos, relacionados por ejemplo con la historia de la transacción y la pertenencia de la unidad, contienen también la información sobre el bloque anterior, creando una cadena – de allí el nombre. Todas las personas que se conectan a la red, facilitándole su memoria y la potencia de cálculo, tienen la posibilidad de ver la cadena. Debido a todo ello, falsificar o modificar la información que se encuentra en un bloque es prácticamente imposible, porque esto requeriría introducir cambios en todos los bloques siguientes, en cada dispositivo conectado a la red.

En la práctica esta tecnología fue usada por primera vez al crear las primeras criptomonedas, por lo cual guarda una relación cercana con ellas, aunque no son lo mismo. El blockchain es responsable de una de las características más innovadoras de las criptomonedas – la descentralización. Esto significa que la información sobre los bloques se divide entre los dispositivos que crean la red. Esto permite mantener la independencia, eliminando el servidor central, así como a la persona o la organización que lo tuviera que gestionar. Gracias a esto, los costes del uso del blockchain son muy bajos.

Bitcoin – un dinosaurio potente

El Bitcoin se considera el prototipo de todas las criptomonedas. Fue creado en el año 2008 por una persona o un grupo secreto que se esconde detrás del nombre de Satoshi Nakamoto. Su identidad hasta ahora supone uno de los secretos más grandes del mundo de criptomonedas.

Sin embargo, se sabe a ciencia cierta que el Bitcoin es responsable de popularizar el tema y atraer a un gran número de personas al mundo de criptomonedas. Y aunque el sistema en el que se basa en relativamente poco tiempo se volvió anticuado, esto no le impidió a la gente a usarlo con mucho interés y hablar sobre nuevas y mejores versiones del dinero virtual.

La quiebra y sus consecuencias

No obstante, la época de la suerte del Bitcoin no podía durar para siempre. La burbuja de la bolsa, por la cual su valor subió hasta niveles inimaginables, comenzó a romperse a finales del año 2018. Bitcoin empezó a perder valor repentinamente, arrastrando consigo también el valor de otras criptomonedas.

Sin embargo, aunque los adversarios de las e-monedas querían ver su final, las criptomonedas parecen estar bien y entran cada vez más abiertamente al espacio público. Bitcoin no recupera aún sus valores actuales y después de la quiebra se mantuvo mucho tiempo inestable en cuanto al precio, pero sigue siendo un líder del mercado de criptomonedas, haciendo que suban los valores de otros altcoins populares.

Ripple – la banca descentralizada

Aunque el Bitcoin es considerado sin duda alguna la primera y la más importante criptomoneda, resulta que no le gana mucho a Ripple en cuanto a su antigüedad. Incluso se puede decir que Ripple es más mayor, aunque al principio de su existencia fue usado solo por un grupo reducido de personas. Las bases de esta criptomoneda fueron creadas en el año 2004, como un proyecto pequeño de Ryan Fugger. Iba a ser un sistema para calcular deudas y pagos en un grupo de confianza. El proyecto, llamado en aquel entonces RipplePay, se parecía a un sistema bancario descentralizado en miniatura.

En poco tiempo ganó mucha popularidad, también entre las personas ajenas al proyecto, y cuando en 2008 Bitcoin creó un nicho tecnológico Ryan Fugger empezó trabajos intensos para mejorar su sistema. En el año 2012 finalizaron a bombo y platillo los trabajos sobre el Ripple Transaction Protocol, que era el principio de la unidad llamada XRP. Se ganó rápido el interés de empresas grandes e inversionistas conocidos, porque permitía mandar los fondos de manera aún más rápida, fácil y segura que el Bitcoin. Este interés fue el estímulo que condujo a la creación de Ripple Labs y -a continuación- de Ripple, como lo conocemos hoy día.

Tradición contra comodidad

El Ripple es una criptomoneda bastante excepcional, ya que el equipo responsable decidió renunciar a la descentralización completa para aumentar la rapidez de envío y conseguir una mejor escalabilidad, que sigue siendo el problema central de muchas criptomonedas.

Esta decisión arriesgada en poco tiempo se volvió rentable, porque las empresas internacionales, organizaciones y bancos usan ahora el Ripple con mucho gusto, precisamente debido a la rapidez de envío de los fondos. Gracias al uso de Ripple por los más grandes, también llama la atención de muchos inversionistas, profesionales y aficionados, por lo cual también supone una inversión popular en la bolsa de criptomonedas.

Tron – el Internet descentralizado

El Tron es una criptomoneda creada en China, por un grupo de matemáticos y economistas destacados, bajo el liderazgo del carismático Justin Sun. Originalmente, fue creada para permitirles a los ciudadanos chinos omitir la omnipresente censura y supervisión, así como permitir el envío de fondos fácil sin exponerse a la confiscación. Con el paso del tiempo, la idea detrás de Tron empezó a asemejarse más al Internet de las cosas y a la diversión descentralizada, permitiéndoles a los artistas crear y recibir remuneración por su obra, incluyendo las aplicaciones descentralizadas (Dapps).

En este campo Tron compite fuertemente con Ethereum, ya que los objetivos y los usos de estos dos sistemas y criptomonedas son muy parecidos. No obstante, gracias a un gran equipo que sigue desarrollando los sistemas de Tron y el carisma de Justin Sun, en muchos aspectos se adelanta a su compañero más mayor, aunque tomando en cuenta su popularidad en la bolsa, aún hay mucho espacio para el desarrollo.

¿Diversión o innovación?

El equipo responsable por el Tron abre caminos en la descentralización de Internet. Aparte de la red de Tron, Justin Sun habló también del inicio de la plataforma destinada a cryptogaming. Esta forma podría tener una enorme influencia en cómo usamos y percibimos la diversión. Aunque los crypto juegos y las obras de arte existen ya desde hace mucho tiempo, el inicio de la plataforma de Tron podría afectar considerablemente la comunidad de criptomonedas y crypto juegos.

Asimismo, se habló mucho sobre la adquisición por el equipo de Tron de la plataforma de BitTorrent, una red de pares, que sirve para facilitar los archivos. Esto despertó muchas controversias debido a cuestiones legales, porque una gran parte del contenido se facilita allá ilegalmente. Y aunque es un paso importante en la descentralización de la red global, parece que tiene tanto opiniones a favor, como también en contra.

Como se puede ver, las criptomonedas pueden usarse en muchos nichos. Son muy universales y variadas, por lo cual no desaparecerán tan rápido como lo pronostican algunos de los analistas críticos de estas monedas. Leyendo todos estos pronósticos vale la pena recordar que son los mismos que se han repetido desde que apareció el Bitcoin. Y este, aunque pasen los años, no parece que quiera desaparecer.